Seguro de Hogar

Como inquilino, no es obligatorio que realices un seguro de vivienda en la casa o piso que vas a arrendar, aunque es muy recomendable que así lo hagas si tienes dudas sobre si existe o no seguro en dicha propiedad.

Otra cosa diferente es que se pacte, como parte de las negociaciones que llevan al contrato, del compromiso por ambas partes respecto al seguro de hogar.

En ocasiones, surge la polémica de quién debe pagar el seguro y que coberturas debe tener. Desde MEZCUA- MACIÀ aconsejamos que se pacten unas condiciones justas para ambas partes, arrendadora y arrendataria. Así, en los contratos que redactamos, editamos la recomendación o compromiso por parte de la arrendataria (inquilina) de subscribir un seguro con al menos la responsabilidad civil. De esta manera nos aseguramos que nuestros inquilinos van a estar cubiertos en caso que ocurra alguna circunstancia desagradable.

Creemos que lo ideal es que el arrendador pague por un seguro sobre el continente y contenido de accesorios propios de la vivienda, y el arrendatario pague un seguro por la responsabilidad civil y por su contenido propio. En algunas ocasiones, hasta recomendamos que el arrendatario asegure el continente por el mínimo capital, ya que en caso de alguna avería grave tendrá la seguridad que se le arreglará rápido.

En cuanto a la responsabilidad civil es muy importante tu compromiso de asegurarla ya que te va a ayudar a responder por los daños que sean de tu responsabilidad o de tu familia y que se hagan a terceros. En caso de no disponer de este seguro, vas a tener que responder con tu patrimonio.

No ocurre a menudo, pero puede ocurrir un incendio provocado por un circuito defectuoso o por una acumulación de intensidad en un enchufe (sobre todo ocurre con los calefactores en invierno), en la cocina…; una inundación por un grifo o válvula que no cierre bien, un tubo que se rompe, algún objeto que cae por el balcón y que produce daños a algún paseante o a alguna propiedad…; robo…

Además, si tú eres la víctima, puedes reclamar asistencia legal en caso de necesidad, de otra manera, tendrás que pagarlo de tu bolsillo.
En cuanto al contenido, puedes asegurar tus propios bienes, que es lo que has pagado con tu dinero.

Es importante también asegurarse de las coberturas de cada seguro, y de que en el seguro del propietario esté reflejada la figura del arrendatario.

Si eres arrendatario/a, te recomendamos que hagas, como mínimo, la Responsabilidad Civil en tu seguro de hogar.